Noticias cercanas

Artículo de D. Roberto Rubio Domínguez (Párroco de Cañaveral)

Casi un mes después de haber vivido estos días tan entrañables y profundos de Navidad, me atrevo a escribir esta reflexión para toda aquella persona que tenga a bien leerla y, especialmente, para todo el pueblo de Cañaveral. Quiero comenzar diciendo: “GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS”. Sí, sí, tres veces gracias porque el número tres en sentido bíblico tiene un profundo significado de plenitud. Y además, con mayúsculas los tres gracias, porque considero que así lo merece Cañaveral.

Siempre he pensado que la Navidad no puede ser auténticamente cristiana, no puede ser verdadera en sentido amplio, si no somos capaces de trascender de la pobreza y sencillez de Belén a tanta pobreza actual. Si no somos capaces de ir desde la mirada sencilla y humilde del portal, hacia la mirada actual a los más pobres y necesitados, no puede ser Navidad. De ahí, mis tres gracias, puesto que considero que en Cañaveral hemos vivido una Navidad solidaria, como raíz de la mirada al Niño Jesús.

Hemos sido capaces de hacer nuestras dos realidades actuales, que llamaron a nuestra puerta. Movidos por la grandeza, y a la vez pequeñez, de lo que sucedió en Belén, ante el desconcierto y la inquietud humilde de José y de María, hemos puesto nuestro granito de arena en la creación de una nueva humanidad, y de un mundo más unido, desde dos compromisos muy sencillos.

Sí, no me invento nada, desde la sencillez de nuestro pueblo, hemos conseguido que también sea Navidad para esa madre soltera, en soledad, con la grandeza de su niña recién nacida, pero sin nada que ofrecerle, ni siquiera un poco de ropa para su día a día. Ella ya le estaba ofreciendo todo el calor y el cariño de una madre, y por caminos que sólo el Espíritu Santo sabe, llegó a nosotros el clamor de esta madre joven y sin recursos. Y Cañaveral escuchó esa voz, y en sólo dos días, conseguimos un maletero del coche repleto de todo tipo de ropita de bebé, además de algunos donativos para pañales y leche. La respuesta de esta madre han sido lágrimas, para agradecernos, sin conocernos, el haber hecho posible la Navidad en su corazón y en el de su niña.

Además de este gesto impresionante, también el día de Reyes realizamos en la Eucaristía la ofrenda de alimentos que muy pronto llevaremos al Cotolengo. Y… de nuevo la generosidad impresionante de nuestro pueblo, han superado todas las expectativas. Muy pronto, cuando vayamos al Cotolengo, llevaremos muchos litros de aceite, muchos kilos de arroz, de lentejas, de garbanzos, muchos productos de aseo personal y de higiene…, pero sobre todo, llevaremos el gozo interior de haber vivido una Navidad diferente desde nuestro compartir y nuestra mirada atenta a los más necesitados.

Sólo puede ser Navidad, si en nuestro corazón caben las necesidades de los más pobres. Sólo puede ser Navidad, si el canto de nuestros villancicos, se transforman también en alegría por compartir algo de lo nuestro, por desprendernos un poquito de lo que tenemos para darlo a quien tiene menos. Así, muchos de nosotros hemos podido saborear en estos días una frase siempre impresionante para el corazón generoso: “hay más alegría en dar que en recibir”. Por eso, aunque los días de Navidad han pasado, creo que la Navidad no ha terminado: todo el año será Navidad, si tú y yo nos empeñamos en hacer que la esencia del portal de Belén, siga brillando en quien lo esté necesitando.

Os comunico que muy pronto, en cuanto pase este frío, viviremos juntos la aventura impresionante de visitar el Cottolengo y llevar nuestros alimentos. Siempre diré que el Cottolengo es “un cachito de cielo” que tenemos aquí en la tierra. Tenemos la suerte de tenerlo muy cerquita, en el corazón de Las Hurdes. Os animo a todos y todas a que no os perdáis esta experiencia, y vengáis con nosotros a conocer el Cottolengo y a las Hermanitas que allí entregan su vida.
Termino como empecé mi reflexión: “GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS”.

¡Adelante, siempre adelante!. Vuestro párroco,
Roberto Rubio Domínguez

Partners
Siguienos


Siguenos:




Teléfonos de Interés.
Teléfonos de Interés de Cañaveral...
  • _________________
  • Policía Local : 680 404 120
  • Centro Médico : 927 185 124
  • _________________
  • Ayuntamiento : 927 300 006
  • Cruz Roja : 687 568 757
  • Protección Civil : 652 390 161
  • Renfe : 927 300 045
  • Mancomunidad : 927 300 400
  • Ademe : 927300370
  • Emergencias :112
  • Guardia Civi : 062
  • Contra el maltrato: 016
Archivos