Noticias cercanas

Quisiera antes que nada prevenir a aquellos que tienen cierta sensibilidad, ya que la siguiente historia no sólo es real sino que aún es parte de las vidas de muchos seres desafortunados que viven en el pequeño pueblo del cual también soy perteneciente, y del cual pronto me iré para no tener que vivir otra vez semejante experiencia.

Dado los sucesos ocurridos desde ya casi un año, mi padre pudo contarnos que cierto día había aparecido un hombre de raza negra en nuestro pequeño poblado de colonos italianos y alemanes a 300 km de la de buenos aires.

la-mano-negraEra joven y atlético, alrededor de veinticinco años, y si bien parecía muy sociable y atento con el trato a los demás, jamás encontró la misma respuesta que él hubiera querido para sí. Y en cambio a poco tiempo de llegado al pueblo, se encontró con la experiencia más terrorífica de su vida, fue carne de presa para unos perros hambrientos que tenemos en el pueblo, y no me refiero a perros.

Mi padre nos contó en secreto que una de las familias alemanas que vivía en el poblado se destacaban por tener cierto mal trato absolutamente para todos, mi padre decía que los Friedman aún se creían la honorable familia nazi que vivía en Berlín hacia mil novecientos cuarenta y cinco. Eran esotéricos, hacían trabajos de ocultismo y adoraban a dioses extraños, si pasabas por frente a la casa podías ver pinturas de estos seres que jamás me atrevería a estudiar o querer saber más al respecto.

Los viernes por la noche, mientras la gente solía caminar por las cuatro calles de la plaza principal para asistir al show de magia y a ver a los ventrílocuos, los Friedman sacrificaban gallinas y gritaban en una ceremonia bien rara, y de la cual no quiero hablar en este momento..

Pero ese viernes de diciembre, cambiaron carne de gallina por carne humana, lo esperaron a que salga del hostal, lo persiguieron, lo maniataron y lo metieron en la cajuela del auto, no lo vio uno sino varios, estaban tan desquiciados los Friedman que no les importo mostrarse públicamente secuestrando al nuevo vecino.

527876_310808085656726_100001826113720_630623_2061378894_nDel resto no se sabe nada, la gente que vio a los Friedman violentar al negro pensó que lo sacarían del pueblo, pero todos, hasta mi padre y mi abuelo estaban equivocados. Solo se sabe lo que paso después, a la una de la mañana se vio entrar arrastrándose al pobre negro al hostal, con el rostro desfigurado, la cara quemada con ácido, sin lengua, los párpados cortados y algo que no quisiera ni escribir…le faltaba la mano, su mano izquierda.

El pobre negro no tardó en morir desangrado, nadie lo auxilio ni mostró compasión por su agonía, nadie le tendió la mano que aun tenia y que elevaba hacia el conserje en busca de compasión. Nadie hizo nada por él.  Lo cubrieron con una bolsa y ahí quedo por unas horas, en la recepción del hostal, hasta que la policía llego desde buenos aires, tres horas después, se llevaron el cadáver y jamás se supo más del suceso en cierta forma..

Una semana después, justo el viernes por la noche, un cortocircuito encendió un tubo de gas líquido que había en el garaje de los Friedman, exploto todo, instantáneamente, matando a toda la familia, sus hijos y una pequeña nieta de siete meses que había quedado al cuidado de la señora Friedman. Se supone que fue obra del negro en pena, más que obra, si propia mano obrando..

El sábado siguiente se suicidó el recepcionista. Encontraron una carta en su abrigo que pedía perdón, quizás con la misma compasión con la que el pobre negro llevó hasta la muerte con su larga y dolorosa agonía.

imagesu55Y eso no es nada, cada viernes por la noche, cuando duermes y te das vueltas en la cama, y extiendes tu mano, puedes, a veces,…sentir…la mano negra del pobre desconocido, intentando tocar la tuya, quizás como anima en pena, quizás aun sufriendo, pidiendo ayuda desde el más allá, o quizás como castigo a cientos de personas que le vimos ser raptado por las garras del innombrable y no hicimos nada.

Cada vez hay menos gente en el pueblo, los jóvenes nos estamos yendo, y los ancianos pagan cada viernes el pacto de silencio con esta familia, muchos mueren de infartos, no pueden soportar la mano fría que pueden sentir en la madrugada.

Fuente: http://www.soloparainiciados.com/2012/02/leyenda-de-la-mano-negra.html?spref=fb

Feliz Halloween.

Partners
Siguienos


Siguenos:




Teléfonos de Interés.
Teléfonos de Interés de Cañaveral...
  • _________________
  • Policía Local : 680 404 120
  • Centro Médico : 927 185 124
  • _________________
  • Ayuntamiento : 927 300 006
  • Cruz Roja : 687 568 757
  • Protección Civil : 652 390 161
  • Renfe : 927 300 045
  • Mancomunidad : 927 300 400
  • Ademe : 927300370
  • Emergencias :112
  • Guardia Civi : 062
  • Contra el maltrato: 016
Archivos