Noticias cercanas

Os voy a contar una historia que me contó mi abuelo, la magia que tienen las historias es que pueden sobrevivir a quien las cuenta, y así, los recuerdos de mi abuelo perduran hoy en mí, y para que ese recuerdo, que es parte de la memoria de Cañaveral, no se pierda nunca, lo comparto hoy con todos vosotros. Me he concedido la licencia literaria de dramatizarlo ligeramente, pero respetando siempre el recuerdo que guardo de la historia original. Espero que os guste.
Bruno Leone y Angelo Picone (Italia)  Fábula del poeta y Pulcinella
“El vuelo”

Una fría mañana de invierno de hace ya 100 años llegó a Cañaveral un titiritero, pero éste no era un titiritero como muchos otros, éste iba a hacer algo de lo que la gente seguiría hablando un siglo después.

El pregonero echó un bando esa mañana, en el que se anunciaba un espectáculo maravilloso, a primera hora de la tarde, en la Plaza de Toros:

“Se hace saber, que hoy, a las cinco de la tarde, tendrá lugar, en la Plaza de Toros de la localidad de Cañaveral, un espectáculo único e irrepetible, se invita a todo el pueblo a asistir al evento, y se pide la colaboración ciudadana para que recojan cartones y maderas viejas y las depositen en la citada plaza…”

Mi abuelo, que contaba por aquel entonces con unos siete años de edad, se apresuró en buscar a sus amigos, comenzaron a recoger cartones y tablas, y los fueron llevando a la Plaza de Toros. Poco a poco, se formó un montón que fue creciendo hasta alcanzar una altura de varios metros. El titiritero había llevado un gran carro, y había sacado de él una especie de embudo y unos tubos metálicos … Menudo misterio, ¿de qué se trataría? ¡habrá que esperar a las cinco para saberlo!

Como era de suponer, a las cuatro de la tarde, y con los garbanzos aún en la boca, mi abuelo y sus amigos estaban ya en la plaza. El titiritero había montado el embudo boca abajo, sujetado con unos pies metálicos, de él salían los tubos que se desplegaban unos metros hacia un lado. En el suelo yacían una enorme cesta de mimbre, cuerdas y una gran lona plegada. El titiritero y sus ayudantes conectaron un extremo de la lona a los tubos. A las cinco en punto de la tarde se encendió una hoguera bajo el embudo, era un fuego vivo que no dejaba de ser alimentado por los ayudantes del titiritero, poco a poco las tablas y los cartones iban desapareciendo bajo las llamas, pero la curiosidad ardía aún más en el interior de la mente de mi abuelo.

A los poco minutos, la lona oscura y tiznada comenzó a hincharse, creció y creció, se levantaba del suelo como un elefante tumbado que quería ponerse en pie. La lona iba adquiriendo una forma redondeada y ya se erigía por encima de los tejados de las casas. De repente aquella gran esfera se elevó, levantando también la cesta a la que estaba atada, y quedó sólo sujeta al suelo por unas cuerdas. El titiritero subió de un salto a la cesta y gritó a sus ayudantes: “¡cortad las cuerdas!” En ese momento, el globo se elevó, y el titiritero con él. La plaza, abarrotada se aunó en un grito de asombro -puedo imaginar la silueta del globo y la gran hoguera reflejadas en las pupilas de aquel niño de 7 años- el globo siguió elevándose y comenzó a desplazarse hacia el Este.

Globos 2012

Mi abuelo y sus amigos siguieron al globo corriendo, hasta que éste comenzó a perder altura en la zona de al actual gasolinera, finalmente fue a aterrizar en el pilón del Pasil. Mi abuelo y los otros niños llegaron para recibir al titiritero como un héroe tras su vuelo.

¡Qué cosas! Yo, siendo un niño de 7 años, me maravillaba viendo a Superman volar en el cine, 70 años antes, mi abuelo disfrutó de su particular Superman, sólo que el suyo voló de verdad, sin trampa ni cartón; bueno, quise decir sin trampa, pero con cartón.

Por Thales Hernández Flores.

Partners
Siguienos


Siguenos:




Teléfonos de Interés.
Teléfonos de Interés de Cañaveral...
  • _________________
  • Policía Local : 680 404 120
  • Centro Médico : 927 185 124
  • _________________
  • Ayuntamiento : 927 300 006
  • Cruz Roja : 687 568 757
  • Protección Civil : 652 390 161
  • Renfe : 927 300 045
  • Mancomunidad : 927 300 400
  • Ademe : 927300370
  • Emergencias :112
  • Guardia Civi : 062
  • Contra el maltrato: 016
Archivos